Que suene la música!

Hoy: Poets of the Fall - Everything Fades
*Ains*

lunes, enero 21, 2008

¡Para, condenao!

Anécdotas con mi perro, episodio 01


Ajem... sí, he decidido contar por aquí los 'bonitos' recuerdos que tengo de estos 12 años viviendo con el cafre de mi perro (eh, sigue vivo, por si acaso, no os penséis nada!!)

"Ahí, justo ahí! que gustitooooooorg!" (No me negaréis que tiene cara de decir eso XD)

Y es que el animalito, aunque extremadamente bonito hasta el punto que siempre ha parecido un cachorrito hembra, tiene una mala leche (en sentido figurado, ojo) que no la supera ni su señora dueña (que ya es decir; como se nota que se parecen a los dueños, oyes...), a pesar de que por normal general, siempre ha sido y sigue siendo un plasta juguetón que solo pretende que le prestes atención y le des todos los mimos y juegos de los que seas capaz.

Curiosidades principales de este ejemplar, por cierto:

Nombre: Odie (sí, como el de Garfield)
Edad: 12 años (pero como se comporta y mueve como un cachorro, me lo confunden a menudo)
Siempre lo sé, porque: me lo dieron un mes después de que me pusieran las gafas, así que el bicho lleva tanto tiempo conmigo como yo siendo una entrañable (JUAAAA XD) cuatroojos ^^.
Raza: Nisuma (vamos que NISUMA-dre sabe qué porras es... la madre era una caniche muy graciosa, pero el padre ni pajolera idea, miren...)
Relación con la gata: Estupenda; pero curiosamente, cuando él quiere jugar con ella, ella no quiere. Y cuando ella quiere jugar con él, a él no le apetece o.O. No; si es que les encanta llevarse la contraria por bien que se lleven.

Y la anécdota de este primer episodio es la siguiente:


Algunos años atrás.
Un día que mis padres habían salido y mi hermano aún no se había levantando. 9:00 de la mañana, aproximadamente; verano, vacaciones.
La fórmula que teníamos por aquel entonces era la siguiente: yo sacaba de paseo al perro por las mañanas y mi hermano por las noches. Dado al calor que solía hacer (lo normal en la época del año, ya les digo), el día anterior me tocó cortarle el pelo, ya que por aquel entonces no conocíamos a la peluquera canina de mi pueblecico (y siempre me tocaba cortárselo a mi... una tortura... para mi, no para el perro, no se crean.)
Le puse la correa y me fui con él de paseo, a la zona acondicionada cerquita para que los bichejos hagan sus cosas. Todo iba bien, cuando decidí que ya debíamos volver a casa, no sé que le pasó por la cabeza a mi perro, que se quedó mirando hacia delante paralizado y moviendo el rabo. Yo miré y no veía nada más que la calle.
El resultado de que le hubiera cortado el pelo y que el collar, aunque apretado al máximo, siempre le quedase grande, el tío se me escapó y empezó a correr, por lo que tuve que salir tras él, confiando en que no llegaría muy lejos porque se pararía a oler lo que vio. Pues no paraba, el jodío...
Para mi desgracia, yo no podía pararme tampoco, porque si lo perdía de vista, no quería ni imaginarme lo que ocurriría, así que tuve que acelerar tras él para darle alcance. Ya habíamos salido de la urbanización, y no paraba el muy...!!
Inutil era llamarlo, y tampoco pude hacerlo mucho porque me faltaba resuello, así que seguí corriendo, rezando porque ningún coche me lo aplastara (ni a mi, ya que estábamos!) , ni él tampoco saliera de la acera (ahí no, está muy bien enseñado y rara vez corre por la calzada; lo que no quita que lo haga, ojo al dato).
Seguíamos corriendo y ya estabamos llegando a la gasolinera, cuando POR FIN paró el chucho de la porra para mear en una esquina, momento en el que lo pude coger finalmente, quedándome sentada unos minutitos para recuperar aliento, teniéndolo trincado del pellejito del cuello. Cuando recuperé un poquito, agarré al perro en brazos y volví caminando a mi casa, sin poder evitar darle de vez en cuando una torta en el culo al mardito bicho (no muy fuerte; las únicas fuerzas que tenía en aquel momento eran para llevarlo a él y para caminar).
Llegué a casa y tras dejar al perro en el patio, sin fuerzas apenas para abroncarlo, me senté en el sillón pesadamente, intentando descansar, con mi hermano en el otro sillón viendo la tele, que me comentó:
-"Ya volviste, eh? tía, si que te pegas rato ahí fuera con el perro..."
Que suerte tuvo el chavalote de que estuviera tan agotada, que si no... menúo capón más guapo le habría endiñado en toda la nuca.

Eso es todo por hoy! Más anecdotas de mis 'graciosos' animalitos otro día ^^. Espero que les haya gustado!

(PS: esto que han leído es TOTALMENTE REAL, no se imaginan la de anécdotas para las que me han dado los bicharracos de la leche estos que tengo XD)

8 comentarios:

Deka Black dijo...

A Odie le gusta vacilar a su señora dueña, ¿no? vamos,me hace ami eso y... me quedo sin sentido de agotamiento al seguirle. Que tengo menos fuelle que un globo de ganchillo. ;)

Lo dicho, cada dia tengo mas ganas d econocerle, da la impresion de ser un bichejo al ques ele coje cariño enseguida ^^

Aighash & Moreloth dijo...

Maldito conejo! adelantándose siempre!

Amos a por el perro:
Que monada! XD Hay bichos que tienen el don de la eterna juventud.

Yo no entiendo como alguien puede abandonarlos! (Aunque igual alguna carrera parecida a la tuya es el motivo XD).

Como buen bicho: dale mimitos y mordiscos (q sepa q es q te muerdan! malditos acaparadores de mordeduras! XD).

(Aighash)

Marina-chan dijo...

¡cómo mola tu perrooo!! XDD Es genial, a saber qué habia olido a kilometros de distancia, menos mal que necesitó hacer una paradita para ir al baño que si no, aparecias en tu casa por la noche XDD
pon mas historias de tu perro, me he hecho su fan! XD

Zanthia Khalá dijo...

Usagi:
Si, me vacila cada vez que puede, que le vamos a hacer...

Ari:
XDDD bueeeno, a la próxima te aviso a ti antes que a él de que hay post nuevo, hace?

Marina:
la verdad que el tío me ha dado más aventuras que las de Oliver Twist

nacho dijo...

Bueno, aunque no lo creas entro a este blog una vez o dos en semana, ya que digamos le coji "tirria" a estas cosas desde hace dos año mas o menos, borrandome y tal....pero bueno, entre solo a este, a veces noe me pasa el link del suyo, aunque con la uni estara ocupadisima.
Bueno el Odie es creo que el unico perro que consigue que me agache para apretarlo durante un rato, ya que los perros no me gustan ni dibujados, pero Odie es distinto.
Echo de menos cuando Mary me contaba las anecdotas y gamberradas que hacia durante la semana, asi que seguire ahora este blog con mucha atención ( con muuucha más atención ).
La verdad que la gasolinera del tableros esta a ...¿ dos kilometros ? jujujuju Odie te dejo en la reserva nunca mejor dicho.
La última vez que fui a tu casa (creo que a mirar un termo) estube con él, es un "tio grande" el Odie !!

河曲勝人 - Kawano Katsuhito dijo...

Menudo gamberrete que está hecho el amigo Odie...

¡Y hay que ver qué doce años perrunos más bien llevados!

Noe_Izumi dijo...

XD que cabronada, todavia recuerdo cuando me lo contaste en directo

Tienes que contarles lo de la mancha clarita corriendo por el patio xDDDDDDDDD


pd- lo de nisuma me ha dejao xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Zanthia Khalá dijo...

nacho: cuanto bueno verte por aqui :D

Katsu: dimelo a mi! XDD me ha dado trote como pa quejarme

Noe: SIIIIIIIIII XD eso tengo que contarlo!!